Detecciones de DNA

Los tipos de detección van desde hashes muy específicos hasta las Detecciones de DNA de ESET, que son definiciones complejas de comportamiento malicioso y características de malware. Mientras que el código malicioso se puede modificar o confundir fácilmente por los atacantes, el comportamiento de los objetos no se puede cambiar con tanta facilidad y las Detecciones de DNA de ESET están diseñadas para aprovechar este principio.

Efectuamos un análisis profundo del código y extraemos los “genes” responsables por su comportamiento y construimos las Detecciones de DNA de ESET, que sirven para evaluar el código potencialmente sospechoso, tanto si se encuentra en el disco como en la memoria del proceso en ejecución. Las detecciones de ADN pueden identificar muestras específicas de malware conocido, nuevas variantes de una familia de malware conocida o incluso malware desconocido o no visto previamente que contiene genes que indican un comportamiento malicioso.