Correo electrónico

El correo electrónico (o email) es una forma moderna de comunicación que tiene muchas ventajas. Es flexible, rápido y directo, y desempeñó un papel crucial en la proliferación de Internet a principios de la década de 1990.

Lamentablemente, debido a su alto grado de anonimato, el correo electrónico e Internet dejan un margen para las actividades ilegales como el envío de spam. El spam incluye avisos no solicitados, mensajes falsos y la proliferación de software malicioso (o malware). La desventaja y el peligro para el usuario se ven incrementados por el hecho de que el costo de enviar spam es mínimo y de que los creadores de spam cuentan con muchas herramientas para obtener nuevas direcciones de correo electrónico. Por otro lado, el volumen y la diversidad del spam lo hacen muy difícil de controlar. Cuanto más se use una dirección de correo electrónico, hay más probabilidades de que termine en la base de datos de un motor de spam. Algunos consejos para la prevención:

Si es posible, no publique su dirección de correo electrónico en Internet

Solo dé su dirección de correo electrónico a personas de confianza

Si es posible, no use alias comunes; con alias más complejos, hay menos probabilidades de realizar un seguimiento

No conteste los mensajes de spam que ya llegaron a su buzón de entrada

Sea precavido al completar formularios de Internet; tenga un cuidado especial con opciones como “Sí, deseo recibir información”.

Use direcciones de correo electrónico “especializadas”; por ejemplo, una para el trabajo, otra para comunicarse con las amistades, etc.

De cuando en cuando, cambie su dirección de correo electrónico

Use una solución antispam