Gusanos

Un gusano informático es un programa que contiene códigos maliciosos que atacan a los equipos host y se propagan a través de la red. La diferencia básica entre un virus y un gusano es que los gusanos tienen la capacidad de propagarse por sí mismos; no dependen de archivos host (o de sectores de inicio). Los gusanos se propagan a las direcciones de correo electrónico de la lista de contactos del usuario o aprovechan vulnerabilidades de seguridad en aplicaciones de red.

Como consecuencia, los gusanos son mucho más viables que los virus informáticos. Debido a la alta disponibilidad de Internet, pueden propagarse alrededor del mundo en cuestión de horas e incluso minutos después de su lanzamiento. Esta capacidad de replicarse en forma independiente y rápida los hace más peligrosos que otros tipos de malware.

Un gusano activado en un sistema puede provocar una serie de inconvenientes: eliminar archivos, afectar perjudicialmente el rendimiento del sistema o incluso desactivar programas. La naturaleza del gusano informático le permite servir de “medio de transporte” para otros tipos de infiltraciones.

Si su equipo está infectado con un gusano, se recomienda eliminar los archivos infectados, ya que probablemente contengan códigos maliciosos.